Algodón, el impacto que produce